Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters



 
 
   
Andalucía  
 

 

Volver a Regiones vinícolas de España

 

Famosa por su sol, sus poetas, su original folklore, su historia remota y la espléndida herencia dejada por los musulmanes y las hermosas tradiciones,  Andalucía es una de las regiones más atractivas de España. La región reúne todos los elementos de una imagen de España que propagaron en el siglo pasado viajeros célebres como Richard Ford o Prosper Merimée.

Los primeros pobladores de Andalucía fueron los tartesos, quienes en el segundo milenio a. de J.C. fundaron un estado poderoso hasta su destrucción por los cartagineses. 

A consecuencia de la segunda guerra púnica los romanos se instalaron en las antiguas colonias cartaginesas y, hasta la época de los Flavios, la Bética formo con la Lusitania la Hispania ulterior, provincia senatorial con capital en Córdoba. A comienzos del siglo V irrumpieron los vándalos y tras ellos los visigodos. 

En el ano 711, los musulmanes, que habían conquistado el Norte de Africa, pasaron a la península forjando una civilización con caracteres propios donde se mezclaban elementos orientales, occidentales, musulmanes y cristianos. Andalucía, llamada entonces Al-Andalus, alcanzo en esta época su máxima importancia. Formo parte del Califato de Damasco y constituyo mas tarde el Emirato de Córdoba convertido después en Califato. Córdoba llego a ser el primer centro urbano de toda la zona mediterránea. En el siglo XI el Califato se desmorono y la España musulmana se fragmento en los reinos de Taifas, cuya debilidad motivo que Andalucía se viera sucesivamente invadida por los almorávides (1091-1146) y por los almohades (1146-1269), que llegaron del Norte de Africa en un vano intento de contener el avance cristiano. 

A mediados del siglo XIII toda la baja Andalucía había caído en manos cristianas y los musulmanes se refugiaban en las tierras altas de Granada. El reino de los nazaríes de Granada subsistió 250 anos hasta que los Reyes Católicos emprendieron su reconquista para concluirla once anos después (1492). Andalucía se convirtió entonces en avanzadilla para el descubrimiento del Nuevo Mundo, cuyo floreciente comercio convirtió a Sevilla en la ciudad mas importante de España. 

El andaluz vive apasionadamente su cultura, de la que el vino es parte esencial. El vino es el reloj de la relación social en Andalucía. La copa acompaña invariablemente el rito del "tapeo", que trasciende su significado gastronómico para convertirse en un estilo de vida.

Los vinos andaluces - los de Jerez, los de Montilla-Moriles, los Málaga, los del Condado de Huelva-- pertenecen a una estirpe de vinos "antiguos", nacidos en los siglos XVI y XVII al calor de las grandes aventuras del comercio marítimo, como los oportos, marsalas o madeiras. Vinos capaces de navegar los océanos sin perder sus cualidades. Vinos generosos en alcohol, vigorosos y delicados, complejos, llenos de matices. Llama la atención la gran diversidad de los vinos andaluces dentro de un estilo propio. Los finos y manzanillas, los amontillados, los olorosos, los palo cortado, los dulces Pedro Ximénez, los moscateles constituyen un paraíso para el verdadero aficionado. Los vinos de Andalucía son los más universales pero también los más genuinamente españoles, los que no responden a ningún modelo foráneo. Vinos realmente singulares, de arrolladora personalidad, frecuentemente imitados a lo largo y ancho del planeta.